banner fundacion

Historia
linea titulos
El proyecto de FANA nace una tarde de Septiembre de 1971, como parte de una discusión entre Mercedes Rosario Pineda de Martínez, su fundadora y unos amigos, quienes hoy en día siguen conformando el Consejo de Fundadores de FANA. En un comienzo, estas personas acuerdan ofrecer sus hogares particulares para acoger a niños abandonados, mientras el Instituto Colombiano de Bienestar familiar (ICBF, entidad estatal a cargo de los programas de protección y adopciones a nivel nacional) les ayuda a encontrar una familia. Con el fin de que esta iniciativa tenga una base legal, ese mismo año inician las gestiones necesarias ante las autoridades colombianas competentes.
mercedes
En 1972, FANA obtiene la Personería Jurídica por parte del Ministerio de Justicia de Colombia y la Licencia de Funcionamiento de parte del ICBF. La primera sede formal de la institución, inicia su funcionamiento con personal de enfermería y servicios administrativos básicos. Su fundadora logra adicionalmente, movilizar algunos voluntarios quienes deciden colaborar con la atención general de los niños y la operación de la institución.

Las instalaciones pronto quedan pequeñas. Con grandes esfuerzos, se logra que el Instituto de Desarrollo Urbano alquile a FANA una casa en el norte de la ciudad y gracias a una generosa donación de las Asociaciones Cristianas de Holanda, se compra otra propiedad contigua. Los servicios de salud se amplían y se hace necesario contratar personal calificado.

FANA pasa sus primeros 23 años en estas tres casas, inaugurando en 1995 una nueva sede en la localidad de Suba, en el noroccidente de la ciudad. Este edificio es construido con el fin de acoger 150 niños y se desarrolla para responder a la nueva vocación de FANA: abrirse más a las familias desfavorecidas de la comunidad. La construcción de la nueva casa de los niños de FANA es posible gracias a la generosa ayuda de familias de diferentes partes del mundo y de la empresa privada colombiana.

En el año 2009 FANA firma un contrato con la Secretaria Distrital de Integración Social para la creación de un Jardín Infantil cofinanciado, donde se atienden las necesidades de educación inicial y de nutrición de 199 niños de la localidad de Suba.

Actualmente, la institución opera desde esta sede de Suba y atiende mensualmente en promedio 280 niños y niñas en alto estado de vulnerabilidad socio-económica y afectiva, o debido a situaciones de maltrato, abandono y abuso.

FANA lleva trabajando 40 años a favor de los niños y niñas en situación de vulnerabilidad.

Los programas de FANA se rigen por la legislación Colombiana y los Acuerdos Internacionales sobre protección de los niños, incluida la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y la Convención de la Haya.

La organización está debidamente autorizada por el Instituto Colombiano de Bienestar Familia (ICBF), la autoridad para operar como un centro de adopción. En cumplimiento de la misión del ICBF y de conformidad con su mandato, FANA protege, supervisa y garantiza los derechos de los niños a formar parte de una familia en la que lo haga apto para crecer y desarrollarse.